viernes, 24 de febrero de 2012

TIERRA ESTERIL


¡Hola a todos! 
Hoy publico una historia real, con el permiso de María del blog 


Es la historia de un primer amor, ese que nos marca. 
Espero haber cumplimentado con mis palabras lo que ella esperaba de esta historia al entregármela con toda su confianza


TIERRA ESTERIL



María, Con sus jóvenes diecisiete años estaba a punto de conocer el tiempo imperfecto del verbo amar: Amaría iniciando el camino de, como toda adolescente de adolecer y no dentro de la acepción de esa palabra como carencia de algo, sino en la aplicación propia de su más cercano sinónimo: Sufrir.

Se había enamorado de un chico dos años menor que ella, lo que no hacía diferencia alguna a la hora de sus despertares. Con él se lanzó a recorrer los caminos donde el amor, la excitación y la pasión, aguardaban:

Estrellaron sus bocas, en los primeros besos, que les supieron a fuego alimentando escozores en una piel que hacía su entrega a sensaciones inexploradas.  

Con hambrientas caricias hurgaron dentro de sus propias geografías buscando aquellos inhabitados rincones donde encontrarían las llaves para abrir el arcón de los suspiros de alma.

Y se extasiaron, juntos, inventando palabras,  susurrantes del oído, hacedoras de cosquillas y carcajadas.

Y en la liviandad del peso deseado, crearon estremeceres para cada uno de sus cuerpos, prisioneros voluntarios del ímpetu de sus acaloradas ansias.

¿Quién no vivió con fuerza su primer amor? ¿Quién no lo imagino eterno, inquebrantable y sin trampas?

María, ofrendó voluntades al sentimiento que le roía por dentro y quemaba agigantando deseos de echar raíces en ese corazón que le había robado el alma, Pero. Al igual que esas semillas que son expulsadas de su vaina y vuelan atrapadas en el viento o son impelidas a navegar los torrentes de chubascos y chaparradas: Mala tierra encontró en el suelo. No pudieron sus radículas beber las sales vitales para que el embrión cruzara la testa en busca del cielo, del sol y del agua.

Mal de aquella semilla que cae en el polvo, en arena o en piedra, no tendrá la dicha de ser germinada… Mal de aquel amor que, feliz y en pleno apogeo, ve truncar, de pronto, su destino y se apaga.

Desvasaron, los relojes, las arenas del tiempo tapando con sus cúmulos ese amor que se prodigaban: Ella viajó lejos por trabajo. Él encontró en otra mujer el consuelo que necesitaba. Ella, esperó explicaciones en un frente a frente. Él tan solo levantó el teléfono y advirtió que terminaba. Quizás no hubo culpas y fue tan solo el desatender un sentimiento que agonizaba a la distancia.

Fue un golpe fuerte para María. Se entristeció. Se acongojó  y lloró… y  todos los verbos terminados en “o” que se dieron cita para ganar los espacios del dolor de su alma.

Sufrió… Pero, también aprendió…

Aprendió que se puede cambiar las palabras escritas del karma. Que a veces alcanza con tomar los colores y pintar sonriendo una nueva mandala.

Aprendió que no es casual que el polvo se acumule en el desierto: El polvo es simplemente eso, nada más que polvo, no previene raíces, es estéril, sin vida, fecundidad de nada. Por eso le basta un nuevo soplo al viento para aventar la semilla de donde yazga. Una nueva tierra la estará esperando, más fértil, más sana,  para abrir sus entrañas y dejar que se instalen por fin sus raíces prodigando savia. Y entonces crecerá la planta entregando sus flores, al verse preciada. Igual, en el amor, es de esperar que al tiempo un nuevo corazón dará al otro corazón cobijo y morada y volverán a inventarse palabras susurrantes de oídos, en otros mañanas…

***

Esta es la historia simple de un amor que no fue.  Solo un cruce de caminos. Dos jóvenes en una quedada. Un amor hecho semilla sin la tierra deseada. Esta historia no es un acabose, tiene puntos suspensivos, María quiso que la contara. Tiene un final abierto para, quizás,  otra historia – Si ella, algún día, decide contarla – feliz volcaría mi entusiasmo al relato y en el publicando de alguna otra entrada.


Paloma San Basilio – Por qué me abandonaste
Recuerda apagar el reproductor de la página antes de dar play al video


56 comentarios:

  1. Hola Daniel, todos adolescentes o no tenemos en nuestras vidas estos cruces de caminos, que en un principio nos puede pasar como a Maria que nos duela, pero con el paso del tiempo aunque no olvidas las heridas cicatrizan, y el mundo no termina con esto, si no que existen mas caminos que explorar y en alguno se encuentra nuestro destino, muy bonito el relato y como siempre muy elegante relatandolo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Piruja: Tal como dices todos tenemos esos cruces de caminos. Pienso que vemos el amor con otra mirada en esos años y por eso nos marca tanto.

      Recibo tus besos

      Eliminar
  2. Nuestra querida María; :) su pasión hecha vida y una vida merecedora (¡sin duda!) de pasión y Amor y de felicidad.

    Os felicito a ambos y les dejo mi mejor abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es Mariluz: El fuego interior de María hoy entibia mi casa al Proponerme escribir su historia. Lo que fue un placer.

      REtribuimos el abrazo

      Eliminar
  3. La verdad es que me faltan palabras de agradecimiento por el detalle que has tenido de escribir un relato de una parte de mi vida y compartirla en tu blog con tus lectores, tan maravillosamente bien como lo has narrado. Sin lugar a dudas, tus dotes artísticos de escritor están sumamente acreditados con cada relato que escribes, pero ahora, al leer mi historia real, desde mi propia experiencia, de la manera tan tierna y dulce con que la has narrado, que al leerla, una y otra vez, me iba estremeciendo.

    Hoy y días después nuestros blogs estarán enlazados desde la historia que has narrado, ya que será publicada en mi blog "Mi pluma de cristal", compartiéndola con mis lectores, y además, abriendo paso a una tertulia dedicada al recuerdo del primer amor, de esta forma mis lectores conocerán el arte de tus letras y tu blog.

    Ha sido un honor para mí el haber sido protagonista en tu blog de mi historia desde tus letras.

    Tienes mi total admiración.

    Muchísimas gracias.

    Mi aplauso y mi beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María por publicar simultáneamente tu historia. he de hacerte saber que para mí fue un placer escribirla.
      Gracias también por entregarme tu relato que se suma a los ya publicados con las historias cedidas por administradores de otros blog.
      Espero que prospere tu debate que con el tema se las trae.

      Un abrazo querida amiga y disfruta de tu historia.

      Eliminar
  4. Da igual como terminara ese primer amor, para bien o para mal siempre será recordado y además fue la primera lección en la escuela del amor, ya que uno siempre está aprendiendo.
    Buena historia y bien contada.
    Un abrazo de sabores amigo
    Näkemiin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ortos62: Siempre sera recordado ese amor. Parece que sí querido amigo porque todo el mundo lo recuerda.

      Gracias por venir y comentar

      Eliminar
  5. Haz del dolor fortaleza
    hace un mejor carácter
    uno frío
    reflexivo
    Saludos afectuosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Papel Frágil: Por eso menciono que adolecer es sufrir. Y así se crece no hay otro camino.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. El primer amor, nos deja una huella profunda que permanece ahí por siempre.. La historia de María, es linda, es tierna y es dolorosa... Aún así es muy lindo rescatar lo bueno y recordarlo con mucho cariño.

    María..Gracias amiga por compartir tu historia.
    Daniel..muchas Gracias, lo has narrado perfecto.
    Besos a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Diazul: Todos coincidimos el primer amor siempre nos marca. Es lindo recordarlo a la distancia una vez cerradas las heridas.

      Me alegro que te gustara

      Tomo tus besos

      Eliminar
  7. Un relato cálido, puro y natural.

    me quedo con ésta oración hermosa, aunque todo el relato lo es.

    ...Aprendió que se puede cambiar las palabras escritas del karma. Que a veces alcanza con tomar los colores y pintar sonriendo una nueva mandala.


    Felicitaciones Dani y María por éste intercambio amoroso y creativo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir querida Adriana: Es así creo que se puede torcer el destino sino todo en parte. Pero debemos ser nosotros loa que demos el paso.

      Me entrego a tus abrazos

      Eliminar
  8. El primer amor en toda regla es bello,inolvidable y normalmente doloroso por su finitud.
    Pero siento que es como un aprendizaje necesario para degustar otros amores hasta llegar al definitivo.
    La vida es muy astuta,¿verdad?
    Buen relato que seguro le gustará.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un aprendizaje hasta llegar al definitivo. Bien
      Si, la vida es astuta. Y bajo tu punto de vista,nos apalea al pasar por distintos amores para que cuidemos en demasía el definitivo. Coincido.

      Recibo tus besos y te envío más

      Eliminar
  9. Siempre hay un nuevo sendero,y la página de un libro que se pasa para dar paso a la siguiente, lo peor es cuando el libro toca a su fin !! mientras queden páginas hay esperanza y vida par encontrar ese nuevo mándala que nos espera...Es siempre un placer leerte..Un abrazo y buen finde Daniel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras hay vida hay esperanzas...

      Gracias por estar siempre tan cerca mío me siento mimado

      Me alegra que te gustara

      Te mando besos

      Eliminar
  10. Entre dos que se encuentran, a veces sólo uno ha ido con pasión al encuentro y el otro aprovechó calentarse al rescoldo de las brasas. Darse también puede ser un fingimiento, o tal vez un apagar el fuego urgente de los cuerpos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario, el tuyo, con una mirada distinta, Querido amigo.
      Creo que de joven me he aprovechado alguna vez de ese "calentarse al rescoldo de las brasas" sin sopesar el daño inflingido.

      Gracias por venir a volcar tus palabras

      Eliminar
  11. Preciosa prosa. Vengo del blog de la protagonista de dicha historia, María. Precioso, está muy bonita contada. Con montones de metaforas muy bellas.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Isa:

      Me alegra que te gustara. Siéntete como en tu casa.
      Visitare tu blog para conocerte

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Preciosa historia, me gusta Maria, sus letras... y tú, coges una historia y le das ese punto tuyo tan personal, tan mágico con las palabras adecuadas poniendole esa emociona necesaria que nos invade mientras nos deleitamos con tus letras.
    Hay amores que nacen y mueren sin poder hacer nada por ellos, como bien dices, como semillas sin tierra donde poder ser plantadas...

    Besitos desde Girona a ambos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pecas: Tu comentario me da la una posta necesaria para continuar mi camino.
      Me place que sigas a María. Una gran amiga

      Besos y un abrazo caluroso para el frío de allá.

      Eliminar
  13. Una deliciosa historia, bellísimamente contada.
    Ninguno de los dos olvidará nunca ese descubrir de la pasión y la atracción de dos almas.
    Te dejo un abrazo, bonito fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de vuelta Cristina. No conozco - no significa que no haya - quien comparta su vida con su primer amor.
      Son nada más que despertares.

      Recibo tu abrazo

      Eliminar
  14. Hermoso relato!! Nuestro primer amor es muy dificil de olvidar, Aun cuando, a veces, triste, le vemos el lado color rosa. Felicidades a los dos!

    Hakuna matata!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga: Estoy de acuerdo siempre idealizamos ese primer amor. A veces en la distancia vivimos nostalgias por lo que no fue

      Hakuna matata
      Tamally maak

      Eliminar
  15. Antes de nada decirte que el relato como siempre es una maravilla. El primer amor es como el especial, pero nos prepara el camino hacia los otros que seràn los que nos lleven a la realidad.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fus por tu comentario. El primer amor es el primer peldaño de una escalera en la vida

      Otro abrazo

      Eliminar
  16. Que dolor cuando el amor se queda desvanecido en el aire...se evapora ante tus ojos. Qué duro intentar convencer al corazón que esos sentires no tienen que existir...

    Precioso, Daniel.

    Un beso, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos en más o menos medida recordamos ese amor.
      Para algunos una dulce nostalgia para otros un hondo pesar.

      Gracias por posar tu planta en esta casa

      Eliminar
  17. hola Daniel,
    es una historia muy conmovedora, amores inolvidables, esos que se cruzan en nuestros agnos de pubertad.

    María, la sensación de quedarse en el tiempo y en el espacio para disfrutar de ese amor, el cual una cree que será infinito, para toda la vida, es enorme. Si se pudiera devolver el reloj para atrás, qué pudiésemos hacer entonces?

    una historia para recordar, ciertamente!

    un fuerte abrazo a ti, Daniel, por contarnos otro episodio real de amor, y a ti Maria por permitirnos conocer un capítulo de tu vida de joven.

    un amor grande^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias otra vez por visitar mi casa y dejarme tu comentario tan cordial. Siempre presente en cada entrada que presento Gracias!

      Besos

      Eliminar
  18. cada amor es primerizo
    cada vez
    una historia tierna, hacemos vida los sueños

    besitos y luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los sueños, sueños son
      Y vivimos por ellos...

      Gracias por tu huella

      Eliminar
  19. Los primeros amores,aquellos que nos dejan una huella imborrable.¿Quién no ha tenido un desengaño en su primer amor?Cuentas las historias de una manera tan especial....
    Tamally maak y mi beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus elogios. Tienes razón en que todos tenemos distintos recuerdos de nuestro primer amor, algunos tendrán alegres. otros tristes.

      Me alegra de tu vuelta.

      Tu imágen de perfil sale con signo de admiración.
      No se si la pusiste así o es un problema de Blogger

      Besos princesa

      Eliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Patxi: Por un error suprimí sin querer tu comentario. Me gustaría que vuelvas a comentar así te publico.

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Una bella historia Daniel
    Creo que muchos nos sentimos identificados y nuestra mente voló hacia nuestra adolecencia recordando ése "primer amor", que no prosperó, pero que anidará siempre en nuestro corazón...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Scarlet: Todos fuimos marcados por ese "Primer amor" y como dices algunos lo siguen anidando en su corazón.

      Guardo tus besitos

      Eliminar
  22. Todos hemos vivido nuestros primeros amores.
    En mi caso de forma inolvidable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo: Conociendo la fuerza conque acostumbras expresar tus sentimientos me animo a decir que para la otra parte también fue inolvidable.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Conozco a María, con ella he compartido un sinfín de lecturas, ya que nuestra fidelidad es mutua. Me alegra conseguir aquí un retazo de su vida, aunque no tenga un final feliz. Traducido a tu verbo que lo ha hecho dulce y cercano.

    Mi abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir y comentar y gracias también por tu corrección a mi error dentro del texto. Los elogios como el tuyo dan calor a mi corazón.

      te devuelvo otro abrazo

      Eliminar
  24. Amigo Daniel una historia que has tratado con delicadeza ,en los que se fundían los sueños y una vida común de una historia primeriza de adolescentes ,y que aunque ha tenido un final un poco doloroso seguramente será una historia inolvidable para ellos.Felicidades para ti y para María , por compartir y contarnos esta historia de amor real.


    Que tengas un feliz día amigo.

    Un fuerte Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga. Que gusto tenerte de vuelta! Algunas historias terminan tristes más allá de lo que quisiéramos.

      Otro fuerte abrazo para tí.

      Eliminar
  25. No me dejaba publicar el comentario , no sé si al final se habrá guardado.Espero que si!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora has podido. Te vuelvo a saludar

      Nuevamente un abrazo

      Eliminar
  26. Ni el esplendor de la hierba ni la gloria de la flor añoremos, fortaleza hallaremos en lo que nos queda.Frase del poeta norteamericano William Wordsworth.
    Bella historia, y sí en la vida sucede lo que nos narra Daniel Eduardo, inspirado en la experiencia de Rosa. Me recuerda la película de Warren Beatty y Natalie Wood "Esplendor en la hierba", gandora de un oscar y dirigida por el genio de Elia Kazan(1961) Sí Daniel Eduardo por eso nos identificamos a través de la lectura con un texto como el tuyo, porque de alguna manera llega a la universalidad es decir, que podemos creerla porque ha sucedido de manera parecida en la vida. Así el cine, la comedia, la tragedia , el teatro la literatura se han poblado de personajes ficticios pero que son un espejo de la realidad. Felicidades escritor talentoso y amigo y un abrazo a Rosa inspiradora de una bella historia tan humana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Leticia: Me has incitado a ver esa película. El que esta humilde historia que escribí sobre una referencia que me hizo María te haya trasladado a una película premiada me llena de curiosidad. Por otro lado alimenta mi ego que vive hambriento de comentarios como el tuyo. Y es como dices todo es universal. En literatura por ejemplo, todo ya fue escrito, simplemente, sin darnos cuenta, reescribimos con nuestra propia mirada y con nuestra propia letra

      Gracias por ser tan fiel en tus visitas y comentar

      Eliminar
  27. Adolescencia, primer amor (aunque la mayoría de ellos quedan platónicos), primer fracaso, primer dolor...
    Cuántas cosas se pueden escribir sobre ello, y siempre con un "continuará" porque la vida es larga.

    La narración tiene un ritmo y unas asonancias internas que la hace parecer prosa poética (quizás sea deformación mía por ser poeta) la estuve leyendo llevada por ese ritmo. La disfruté. Fíjate en este ejemplo de cómo la iba leyendo, que podría incluso haber sido un poema de no ser porque la narración es larga para transcribirla por completo:

    "María,
    con sus jóvenes diecisiete años
    estaba a punto
    de conocer el tiempo
    imperfecto
    del verbo amar [...]"

    Espero que perdones estas cosas mías.

    Seguiré visitándote y leyéndote y disfrutando.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienveida Idella: Responderé a la segunda parte de tu comentario ya que a la primera la he contestado en respuestas anteriores.
      Cuando dices que encuentras en la narración cierto ritmo, no te equivocas esta escrita de esa forma totalmente adrede y con las asonancias necesarias para cumplimentar el estilo que hace mucho decidí para mis letras.Dices que quizás lo notas por ser poeta. Te diré un secreto: No me considero escritor sino más bien un poeta que se ha puesto a escribir.

      Asumo contigo el mismo compromiso de seguir tus letras. Una de mis firmas en blogger son las palabras "Tamally maak" que en árabe significan "Siempre estaré contigo".

      Te entrego más besos

      Eliminar
  28. Vuelvo a venir a esta entrada en la que yo he sido protagonista de tus letras, para volver a darte las gracias, Daniel, así como también dar las gracias a todos mis lectores que han tenido el detalle de venir a conocer tu blog y a leer mi historia, así como a los tuyos, gracias a todos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de vuelta a tu historia. Habrás visto los lindos comentarios que ha recibido.
      Es muy linda la experiencia de enlazar blogs en una misma entrada

      Besos

      Eliminar

Déjame un comentario y sera la huella que me lleve hasta tu casa